Ricardo Rozzi, filósofo y biólogo chileno.

Ricardo Rozzi es un filósofo y biólogo chileno. Es profesor titular en la University of North Texas (UNT) en EEUU y en la Universidad de Magallanes en Chile. Su investigación combina ambas disciplinas a través del estudio de las interrelaciones entre los modos de conocer y de habitar el mundo natural, proponiendo un feedback continuo y dinámico entre ambos dominios. En UNT su trabajo forma parte del Centro de Filosofía Ambiental (Center for Environmental Philosophy), institución que lidera un programa de ética ambiental de nivel mundial y que creó la primera publicación de esta rama de la filosofía, la revista EnvironmentalEthics. Con estas universidades y el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), el Dr. Rozzi ha establecido el Programa de Conservación Biocultural Subantártica, con su aproximación metodológica de la «filosofía ambiental de campo» y el marco conceptual de la «ética biocultural» que integra las ciencias ecológicas y la filosofía ambiental.
Ha participado en la creación de la Fundación Omora (Puerto Williams, Chile) y de la Fundación Senda Darwin (Chiloé, Chile), la Red Latinoamericana de Jardines Etnobotánicos Hermanos, el Parque Etnobotánico Omora (Puerto Williams, Chile), y la Reserva de Biosfera Cabo de Hornos UNESCO (en el año 2005) en el extremo austral de América, con el fin de incorporar la ética ambiental en las prácticas de conservación y educación en Latinoamérica.
Ecoturismo con lupa: el descubrimiento de la biodiversidad del microcosmos.
El proyecto desarrollado por el doctor Ricardo Rozzi y el equipo del Parque Etnobotánico Omora en la Reserva de Biosfera Cabo de Hornos, ofrece la posibilidad de realizar un viaje por el mundo en miniatura de los bosques subantárticos y sus ecosistemas.
“Chile ofrece, a través del ecoturismo con lupa en la zona subantártica de Magallanes, la ventana del mundo del microcosmos”.
El doctor Ricardo Rozzi diseñó la iniciativa de ecoturismo con lupa en el interior del Parque Etnobotánico Omora, situado en la isla de Navarino, en la Provincia Antártica Chilena.
La ecorregión de los bosques subantárticos de Magallanes incluye los bosques más australes del mundo, las aguas más limpias del planeta y una abundante diversidad de especies de flora no-vascular (musgos y hepáticas) y de líquenes que la posicionan como un centro mundial de biodiversidad para esta pequeña flora.
La ecorregión subantártica de Magallanes ofrece a través de las lupas una nueva ventana, que permite descubrir el microcosmos.
El Dr. Rozzi remarca que se trata de un proyecto ciento por ciento chileno, en el que Chile está innovando a nivel mundial, pues cambió la mirada sobre la biodiversidad y establece una nueva relación valórica con esta biodiversidad, en un sentido amplio, incluyendo las esferas estética, ética, económica y biocultural. Es decir, coloca otro lente, una lupa distinta, que es científica y ética a la vez. Uno de sus logros es que la UNESCO haya declarado a esta región como la Reserva de la Biosfera Cabo de Hornos.
El extremo sur de Chile ha pasado de conocerse bajo el nombre genérico de Patagonia y se ha comenzado a hablar de Magallanes como una “zona subantártica” única en el planeta.“Como Patagonia, estábamos invisibilizados, porque se asocia este nombre a figuras como los gauchos y las pampas argentinas, que se caracterizan por ser planas y pobres. Por el contrario, la estética de Magallanes como ecorregión subantártica cambia, al presentarse vasta y llena de fiordos, de canales rodeados de montañas con bosques que llegan al mar, lluviosa… Antes, nada de eso se veía y todo quedaba invisibilizado. Ahora, estamos frente a una nueva realidad y hay que darle valor a esto”, afirma el Dr. Rozzi.
Un segundo punto se relaciona con ligar esto a la investigación y el conocimiento al crear una escuela y establecer con la Universidad de Magallanes y el conjunto de otras instituciones afines el primer post-grado en la región: el Magíster en Ciencias. Este magíster está hoy acreditado por cinco años, que es el período máximo que el sistema chileno otorga y que indica su calidad. “Estamos formando nuevos profesionales, les estamos entregando y enseñando a usar las lupas, para que, luego, no sólo contribuyan a la investigación, sino que aporten al desarrollo del turismo y se enmarquen en la economía ecológica”, informó el Dr. Rozzi. Este trabajo también se ha realizado con escolares con un taller que se comenzó a ejecutar con el Liceo Donald McIntyreGriffiths, en forma semanal, estimulando la participación de los alumnos en las ferias nacionales de ciencia a nivel de EXPLORA-CONICYT.
 
En el año 2014,por segunda vez los niños del Taller Omora ganaron el Premio Nacional de Ciencia Escolar de EXPLORA, dejando en segundo lugar al equipo del colegio The Grange School de Santiago. Es decir, están con los ‘top’ nacionales e internacionales.
La declaratoria de Reserva de la Biosfera llevó un tercer punto, el ordenamiento territorial y un trabajo conjunto con el Ministerio de Medio Ambiente, CONAF, Ministerio de Bienes Nacionales, la Gobernación de la Provincia Antártica Chilena y la I. Municipalidad de Cabo de Hornos.
“Esto permite definir los espacios, proteger lo que se debe resguardar, pero a la vez, permite que se materialicen inversiones y que haya actividad productiva”, indicó.
Un cuarto punto es que el Parque Omora cofundó la Red de Estudios Socio-Ecológicos a Largo Plazo de Chile coordinada por IEB, con apoyo de la Iniciativa Científica Milenio (Ministerio de Economía) y CONICYT. Se posicionó como un sitio de estudio y monitor ecológico para el seguimiento continuo del cambio climático y su impacto sobre la biodiversidad.
 
Ubicados en los 5 millones de hectáreas de la Reserva de Biosfera Cabo de Hornos, el Parque Omora y el archipiélago Cabo de Hornos se encuentran en los ecosistemas más productivos del mundo y, por lo tanto, que absorben más rápidamente carbono de la atmósfera, aspecto esencial del reciente acuerdo de París. Esto, junto al trabajo colaborativo con el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Gobierno Regional y la creación del nuevo Centro Subantártico Cabo de Hornos que se inaugurará el 2017 en Puerto Williams, abre una gran posibilidad de atraer inversiones sustentables a esta zona austral.