Los dulces más típicos de la Semana Santa en España

Exquisitos dulces tradicionales para el postre: torrijas, pestiños, monas o huevos de Pascua forman parte de la oferta repostera para endulzar estas fiestas.

La gastronomía en España durante la Semana Santa tiene sus peculiaridades. Si hablamos de dulces tenemos que hablar de las torrijas, cuyas recetas difieren dependiendo de la zona.

También tienen su lugar los pestiños. Además, en Cataluña son muy famosas las Monas de Pascua. En Valencia se comen las longanizas de pascua y las monas. Más al sur nos encontramos los Hornazos.
A lo largo de la Península son muchas las tradiciones y formas de presentar estos platos típicos; por ejemplo las torrijas, las elaboran desde las de leche hasta las caramelizadas y dependiendo de la localidad, e incluso la casa, toman distintas formas.
Os mostramos algunos de los postres típicos de Semana Santa.

1- Torrijas de leche tradicionales
Las torrijas son el dulce por excelencia de la Semana Santa y es habitual tomarlas en cualquier punto de España

Torrijas

pero, quizá sea en Madrid donde más presencia tengan, ya sea en las casas, pastelerías o restaurantes. Este dulce tradicional de cuaresma consiste en una rebanada de pan (habitualmente duro) empapada en leche, rebozada en huevo batido, y frita en una sartén con aceite de oliva, hasta que se dora el pan por ambos lados. Luego, según gustos y recetas, se aromatiza con ingredientes como canela o algún licor como anís, y se endulza con miel o azúcar.

Una teoría acerca de su origen es que nacieron a finales del siglo XV en los conventos de Andalucía para aprovechar el pan que sobraba. Su gusto y su fácil elaboración hizo que se extendiera rápidamente.

2- El panquemado
Una variedad de mona de Pascua es el panquemado, elaboración típica de la Comunidad Valenciana durante la Semana Santa. Las formas son muy diversas aunque suelen tomar la de algún animal como una serpiente, lagartija o mono. Finalmente, está recubierta por anisetes de colores.

Panquemado

3- Pestiños con miel
Los pestiños con miel son un postre típico del sur de España desde Andalucía hasta Extremadura. La receta

Pestiños

tradicional se elabora con una masa que incorpora naranja, canela y ajonjolí , además de azúcar, harina de fuerza y vino blanco. Su preparación es muy sencilla y la tradición manda hacerse en familia o entre amigos. Solo hay que tener precaución a la hora de freírlos en la sartén.

A la masa se le suele dar sabor con ajonjolí; su tamaño y forma son variables y destacan los elaborados en Medina Sidonia, Cádiz, Chiclana de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda, y otras poblaciones de dicha provincia. En el resto de Andalucía Occidental se consumen todo el año.

Suelen tener forma de lazo o pajarita, tomando una pieza de masa ovalada y doblando hacia el centro los laterales.

4- Borrachuelos malagueños
Si hay un dulce típico de Málaga -en Semana Santa las pastelerías están llenas de ellos- ese es el borrachuelo, un dulce que se caracteriza por una masa muy similar a la del pestiño y emborrachada en vino, de ahí su nombre. Su interior se rellena normalmente con cabello de ángel, aunque también puede ponerse dulce de batata.

Borrachuelos

5- Roscos de Semana Santa
Los roscos o rosquillas es un postre típico de muchas zonas de España pero toman protagonismo especial en Andalucía -en concreto en Cádiz- en tiempo de Cuaresma. Como sucede en muchos platos y postres de la cocina andaluza, los roscos  de Semana Santa tienen un origen árabe. Con ingredientes básicos como  aceite, harina, levadura, huevos, leche y azúcar,  su elaboración es barata y sencilla.

Rosquillas

6- Canutos
Los canutos, son un dulce típico de Semana Santa en Castilla- La Mancha. Su preparación es similar en cuanto a ingredientes a las rosquillas pero la utilización de unos caños (que serán la base sobre los que se enrolle la masa con el que se fría) hacen de este postre algo realmente especial.

Canutos

7- Marañuela
La Marañuela es un dulce típico asturiano que se suele preparar el domingo de Pascua. Está compuesto principalmente de harina, azúcar, huevo y manteca.
La marañuela se elabora en forma de espiral, la denominada «galleta de marañuela», o en forma entrelazada, el «bollo de marañuela». En algunas ocasiones con forma de estrella de cuatro picos, denominado por esta razón, en ciertas ocasiones como: «bollo de cuernos».

Marañuela

8- Bartolillo
Los bartolillos son unos dulces típicos de la repostería madrileña que se suelen elaborar en Semana Santa. Se trata de una especie de empanadillas de forma triangular y frita, que se elabora con una masa muy fina, y rellena de crema pastelera.

Bartolillos

9- Pan dormido
El pan dormido es una especialidad repostera de la cocina de Teruel, concretamente en la localidad del Albarracín. Tiene forma de pasta o galleta y es habitual servir este dulce en Semana Santa. La elaboración de este dulce típico lleva varias horas. Comienza con la preparación de la masa que tras varias fermentaciones se pinta con clara de huevo y se introduce en un horno.

Pan dormido

10- Mona de Pascua
La mona de Pascua es uno de los postres que más protagonismo toma al final de la Semana Santa. Se trata de una receta de gran tradición en casi toda la península, pero especialmente en las comunidades de Murcia, Valencia, Cataluña y Castilla- La Mancha. Con forma de corona la mona tradicional mantiene los huevos cocidos, que suelen pintarse de colores sobre una base de bizcocho que puede estar rellena de crema y de chocolate o mermelada. La mona de Pascua es un alimento típico valenciano y catalán que consiste en una torta de la Pascua cuya degustación

La Mona en Cataluña

simboliza que la Cuaresma y sus abstinencias se han acabado.

Aunque se consume durante todo el año, en la mayor parte de la Comunidad Valenciana su consumo está restringido a la Pascua. Sus ingredientes son harina, azúcar, huevos y sal. Es una masa que conlleva mucho trabajo en su amasado, y requiere una hora de reposo previa a su cocción.

Llena de tradiciones, la mona se suele consumir durante la merienda de los días de pascua; otra costumbre es que el padrino regale la mona a su ahijado el Domingo de Pascua. El Lunes de Pascua es tradición  que se reúnan dos o tres familias o un grupo de amigos y que vayan a comer la mona juntos.

En Cataluña, sin embargo, la mona presenta una evolución que la hace totalmente diferente. Su apariencia es más cercana a la de una tarta. Empezó sustituyéndose el huevo de gallina por uno de chocolate que acabó siendo la base de la mona haciendo los pasteleros auténticas obras arquitectónicas con el chocolate.

11- Los crespells
Los crespells (o crespellets), del latín crispus (rizado), son uno de los típicos dulces mallorquines parecidos a galletas

Crespells

que sin duda hacen las delicias de grandes y pequeños.

Para prepararlos colocad la harina sobre un mármol, haced un agujero y añadid el resto de ingredientes, empezando por la levadura. Hay que amasarlo sin trabajar la masa y dejarlo reposar un cuarto de hora.

Elaborad los crespells espolvoreando harina sobre el mármol, extendiendo la masa con las manos, haciendo una bola y estirándola con el rodillo haciendo una lámina de 1 cm de grosor, aproximadamente y después utilizad un molde especial (o haced trozos). Hacedles unos cuantos agujeros con un tenedor.

En una bandeja engrasada, ponedlos a cocer en el horno (180ºC) de 20 minutos a media hora. Una vez enfriados un poco espolvoreadlos con azúcar glass y ¡a comer!

Crespells